Escoje el sujetador perfecto

El escote perfecto no es sólo cuestión de genética y curvas, el sujetador es una parte muy importante a la hora de realzar tu pecho o disimularlo. Un buen sujetador hace que saques el máximo partido a tu pecho. Aquí tienes una serie de consejos para que elijas el modelos que mejor te sienta según la forma de tu cuerpo.

Tipos de sujetadores

Los sujetadores push up son perfectos para mujeres con tallas entre la 85 y la 95 en caso de escotes cuadrados y cortes imperio, así como un escote en V más provocativo. En este caso, centra el busto, lo levanta y lo coloca en su sitio logrando un pecho natural pero realzado.

En el caso de escote palabra de honor es muy necesario no llevar tirantes. Por ello, los sujetadores “bandeau”, sin tirantes y con la copa baja son la única opción para este tipo de escote. Si es posible, intenta que incluyan una banda de silicona que se pegue al pecho para evitar la sensación de que se baja constantemente.

Si llevas un escote asimétrico, halter o a la espalda, la opción ideal es un sujetador multiposición que te permite mover y cambiar los tirantes, cruzarlos e incluso abrocharlos a la cintura. En función de cómo sea tu top, camiseta o vestido debes elegir una posición u otra para que nunca quede al aire tu ropa interior.

En el caso de los escotes abiertos, lo perfecto son los sujetadores balconette que tienen la copa baja y recta y los tirantes separados entre si.

Recuerda que los más importante es ir cómoda y que no se vea tu ropa íntima.

 

Si no quieres gastar excesivo dinero en un sujetador, recuerda visitar las siguientes páginas:

Elige los zapatos adecuados

En este post, te dejaré unos cuantos consejos muy interesantes que te ayudarán a elegir el calzado más cómodo según cada situación. ¡Espero que te sea útil!

Consejos

1. En todo momento deberás escoger los zapatos adecuados en función de la forma del pie y el tipo de pisada, ya que se necesitará un tipo de calzado distinto, por poner un ejemplo, si tenemos el pie plano o cabo. Asimismo, las personas que tengan deformidades o problemas podales, siempre deberán optar por zapatos para problemas en los pies.

2. De la misma forma, la elección del calzado variará en función de la ocasión y el usoque se les va a dar. Será fundamental usar a diario zapatos cómodos y que no nos provoquen problemas de salud como pueden ser callosidades, fascitis plantar, espolones, juanetes… Así como también dolencias derivadas en articulaciones o espalda.

3. La época del año también influirá en la selección de uno u otro calzado, para así adaptarlo al clima en función de la estación o temporada. En verano, especialmente, es importante elegir calzado que facilite que los pies transpiren y evite la sudoración excesiva de estos.

4. Los materiales con que estén fabricados los zapatos también serán un factor clave a la hora de elegirlos. Siempre tenemos que optar por calzado elaborado con material de calidad y que garantice la transpiración del pie. No debemos escatimar a la hora de comprar zapatos, ya que los pies son quienes soportan todo el peso de nuestro cuerpo y se convierten pues en una parte muy delicada que debemos cuidar.

5. Las personas con dolencias o problemas podales específicos deberán usar zapatos para problemas en los pies, adaptados a su caso para corregir el mal o aminorar el dolor. El podólogo será el especialista médico encargado de determinar cómo elegir el calzado adecuado para cada afección en los pies.

6. Cabe destacar que todo esto no tiene por qué estar reñido con el diseño y la moda. Y es que actualmente podemos encontrar una amplia gama de zapatos adecuados para todo tipo de pies y, a la vez, con diseños para todos los gustos.